De jiribillas, jinetes y jirones…

Muchos me preguntaron por qué decidí cerrar mi cuenta de Facebook. La verdad es que las redes sociales se han convertido en un vicio a nivel mundial, y me incluyo en la parte de la población adicta a ellas. Cada quien le da el uso que quiere, pero en mi caso lo que más disfrutaba compartir eran citas, frases, notas y ensayos escritos por mí, que MUY POCOS de mis amigos leían o se interesaban en echarles un vistazo. Normalmente los que se interesaban eran aquellos que disfrutan leer, que tienen mente inquieta y cuestionan cosas que suceden a su alrededor, aquellos que tal vez no escriben pero tienen argumentos sobre muchos temas… Los demás, prefieren no distraerse en esos asuntos y se limitan a ver y compartir fotos y/o videos. Muchas veces son esos los usuarios que saturan el timeline con contenido, desde mi punto de vista, un tanto superfluo. Y eso no tiene nada de malo, a fin de cuentas es una red SOCIAL para comunicarse por medio del internet con tus familiares y amigos… pero además de que son muchas horas las que, sin darnos cuenta, gastamos al día en ellas, en mi caso llegué al punto en el que esa interacción social me dejó de interesar. Este espacio lo cree con el fin de compartir lo mismo que compartía en Facebook (notas, citas, recomendaciones de libros o películas, argumentos, críticas, ensayos…) pero con la pequeña diferencia de que quien entre a este blog será, evidentemente, solo para leer su contenido.

Escribo un poco de nada y mucho de todo. Suena contradictorio, pero realmente no tengo un tema específico sobre el cual escribir. “De jiribillas, jinetes y jirones…” es un espacio donde, como la frase lo dice, los temas estarán siempre en modo aleatorio. Escribir, desgraciadamente, para muchos es una actividad que suena tediosa y aburrida porque casi siempre se relaciona con los estudios y la escuela. Sin embargo, cuando somos capaces de apreciar una buena lectura y de disfrutarla, no solo imaginamos la historia o coincidimos con los argumentos del autor, sino que además podemos admirar la manera de redacción, las palabras, las descripciones, los personajes… Leer fue mi mejor fuente de inspiración para escribir. Y escribir, así como leer, es una fascinante manera de viajar sin necesidad de moverte a ningún lado, son las dos formas que pueden desenterrar la imaginación de cualquier humano, hasta el punto de hacerlo parecer un niño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s