“Friducha”

Para poder entender, juzgar y admirar el arte de Frida Kahlo, debemos antes conocer todo lo que se esconde detrás de cada una de sus obras. Es una lástima que sea más reconocida por su bigote y por su uniceja, que por sus bellos escritos, sus significativas pinturas y su tormentosa vida.

Pocos artistas han sido capaces de plasmar de manera tan marcada y tan impactante emociones humanas,  y sobretodo personales. Como decía Diego, “yo pinto lo que veo, el exterior. Pero tú, Frida, pintas tu interior, pintas con el corazón”, y es eso precisamente lo que la hace tan auténtica como artista, como humana, como mujer, y como esposa de Diego.
Algunos ya sabrán, y otros no, que la relación de Diego y Frida comienza porque ella le pide opinión al, en aquel entonces, tan destacado pintor sobre sus primeros cuadros. Creo que poder calificar una obra artística es algo demasiado difícil y probablemente hasta imposible, porque la belleza es relativa, porque lo son los gustos y las percepciones del arte. Pero Diego vio en las pinturas de Frida lo que cualquiera que conoce su vida ve: la parte más humana de una mujer que llevó una vida de constante sufrimiento (físico y emocional).
Siempre he tenido un peculiar interés por este personaje, pero tras haber leído su biografía, visitado su casa, observado sus cuadros y visto la película interpretada por Salma Hayek, me ha encantado tanto su personalidad y su vida hasta identificarme con la artista mexicana por sus rasgos de personalidad. Pocos sabrán que Frida era de un carácter único, auténtica, con mucho brillo en los ojos, mente curiosa e inquieta, amorosa y peligrosa cuando quería, terca y fuerte, pero muchas veces débil ante su Diego, del cual estaba tan enamorada como lo estaba de su México; independiente, inteligente, libre y liberal, apasionada, optimista. Humanísima. Sus cuadros son más claros que cualquier biografía escrita, son las palabras de su corazón convertidas en color, y de ellas podemos distinguir a una Frida que sufría por su enfermedad y por su Diego (sus dos accidentes, como ella misma describía), y a otra Frida que a pesar de todo, seguía sonriendo sin perder esa esencia de una personalidad femenina tan fuerte, sin perder esa energía que había logrado enamorar a su panzón, aunque también, como cualquier humano, con sus altibajos de ánimo debido a tantos tratamientos médicos y dificultades.

En cuanto a Diego y Frida, no encontré mejor descripción que ésta: “su relación era tan impredecible como los vientos de un huracán e igual de intensa”. Y es que ellos por sí solos ya eran dos personas muy impredecibles, independientes el uno del otro y a final de cuentas artistas, enamorados y libres. Porque ese amor que tenían mutuamente nunca fue razón para obstaculizar la libertad de cada uno, y eso es lo que hace aún más interesante la vida de Frida durante sus años como esposa de Diego. Antes que esposos, eran mejores amigos, compañeros y consejeros. Incluso Tina, una cercana amiga de la pareja, dio un brindis previo a la boda de los dos pintores mexicanos diciendo que “ella nunca había estado ni estaría a favor del matrimonio, por tratarse de una unión de personas supuestamente enamoradas pero que siempre terminarían lastimándose el uno al otro. Pero cuando una pareja decide casarse teniendo los ojos bien abiertos, es entonces una decisión muy valiente”. Comparto la idea, y sobretodo creo que Tina le dio al blanco respecto al matrimonio de sus dos amigos. Fue una pareja tortuosa donde las infidelidades mutuas estaban a la orden del día.

Quizá esperen oír de mí lamentos de “lo mucho que se sufre” viviendo con un hombre como Diego. Pero yo no creo que las márgenes de un río sufran por dejarlo correr

-Frida Khalo

No es, sin duda, una historia de amor estilo Hollywood o Disney, ni la relación ni sus propios personajes. Es una vida apasionante de una artista presa del sufrimiento. Sufrimiento que fue plasmado durante más de veinte años con pinceles y colores, y que hoy en día ha conquistado a muchos mexicanos y extranjeros amantes del arte.

Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s