Pedazo de cantaora

Me he ausentado un poco de mi blog en estos días. Es mi Closing time y tengo demasiados pendientes. Días en los que tengo muchos planes y poco tiempo (muy poco tiempo). Días como hoy que llego muerta a casa y por más que quiera tomarme un tiempo para escribir, me voy quedando dormida sobre el teclado. Y así no suelo escribir cosas muy coherentes.

ImagenHoy estuve platicando con mi maestra de flamenco, cosa que hago poco porque ella es un personaje realmente extraño. Tímida y difícil de sentirse en confianza. He tomado clases con ella 5 meses y vaya que le he cogido un aprecio enorme porque no es solo la maestra que nos enseña una técnica de baile, un compás, una coreografía –y vaya que es excelente enseñándolo– sino que además es esa maestra que te da enseñanzas de la vida, del arte. Tiene una manera tan suya de expresarnos las cosas… Le cuesta mucho darse a entender, explicarse, y a la vez solo las que estamos con amor y pasión en la clase logramos entenderla. Solo aquellas que vemos en ella no la perfección, sino el arte. Su agresiva pasión por lo que hace.  Es el tipo de maestra que en vez de corregir diciendo “falta coordinación”, te dice “falta pasión”. ¿Qué tan seguido se encuentran personas así? Poco común. 

Amalia es ese tipo de maestra que expresa mucho más con su cante, con su mirada, con su sonrisa, que con las palabras. Es esa profesora que quien sea que conviva con ella por un lapso de tiempo, se quedará permanentemente con un cachito de ella en su estilo, en su personalidad, una ligera influencia de la gran artista que es.

Es lindo encontrar ese tipo de mentores, de maestros, de ejemplos, no? Aquellos que comparten sus conocimientos, y ademas sus experiencias. Aquellos que contagian ganas por algo, y además alegría para todo lo demás. Aquellos que no logras entenderlos un día, y al otro te identificas mucho con ellos. Aquellos que enseñan con la mirada y confunden con palabras. Aquellos que te exigen más si saben que puedes dar más, y no te apresuran ni presionan si ven que no entregas todo en el entrenamiento. Aquellos de los que debes ganarte su atención, su respeto, su interés. No sé. Es muy difícil de explicar. Son simplemente personas que nunca se borran de las memorias, de los recuerdos y de los sentimientos sin importar el tiempo durante el que formaron parte de tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s