Entrando al mundo adulto.

A menudo distorsionamos en la mente el mundo entero a nuestro favor… Nos volvemos inflexibles si somos retados. Nos preocupamos cada vez más por el futuro y disfrutamos menos el presente. A menudo pensamos que un infante es ingenuo por creer el cuentos de hadas mientras nosotros creemos en rumores. En ciertos momentos todos somos víctimas de una ilusión de objetividad, y mientras la idea dada esté apoyada por nuestros criterios sin importar la presencia o ausencia de fundamentos válidos, distinguir ilusión de realidad se convertirá para nosotros en una tarea imposible… A menudo pienso en que me encantaría volver a ser una niña de 5 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s