El reflejo de nuestra personalidad.

Constantemente en la escuela hacen a los alumnos la pregunta: ¿para ti qué es el arte?. Muy pocos saben dar una respuesta bien estructurada, nunca sin antes tartamudear un poco o emplear muletillas con un aire dudoso. A mí misma me cuesta explicarlo, pero es un tema que me gusta meditarlo con frecuencia. 

Fácil, rápido y típicamente podría decirse que el arte es una manera de expresar nuestros sentimientos. Es muy cierto, pero yo encuentro esas palabras muy usadas y aburridas. Yo el arte podría definirlo como la manera más humana de demostrar nuestro lado humano. Suena ilógico y a locura, pero de eso se trata. Primero hay que pensar qué es lo que no diferencia de otras especies. Nunca he compartido la idea de que los animales no tienen sentimientos, porque yo misma he podido comprobar lo contrario con mascotas y mi adorable caballo. Lo que sí es verdad es que nosotros contamos con sentido común, usamos la razón, nos cuestionamos acerca de todo lo que nos rodea, tenemos inquietudes, y ahí puedo casi asegurar que no existen investigaciones o experimentos que den siquiera una posibilidad de que los animales también poseen estas características. En breve, creo que tanto los humanos como los animales tenemos sentimientos, pero solo nosotros somos capaces de cuestionarlos.

Entonces nuestro lado humano son esas inquietudes, esa imperfección que nos hace tan únicos. El arte es la manera más imperfecta de demostrar nuestras inquietudes. Hay obras maestras, pero no  hay obras perfectas, por el simple hecho de que un ser imperfecto no podría crear cosas perfectas, por muy cercanas que las encontremos a dicha perfección. Pero a pesar de eso, encuentro cosas pocas más valiosas que todas esas obras artísticas que el hombre ha sido capaz de crear.

El arte también es un reflejo de nuestra personalidad. No hace falta ir muy lejos… Todos los bloggeros (o escritores de ratos libres) podrían hacerse un auto-examen con la simple pregunta: ¿sobre qué sueles escribir?. Escribir también es arte, y no hace falta ser famosos para nombrarnos a nosotros mismos unos artistas. La respuesta en mi caso es: en primera escribo sobre lo que me apasiona (arte, flamenco, caballos, la vida…), en segunda sobre lo que me inquieta como ciudadana (mis inconformidades ante las injusticias), y en tercera sobre lo que vivo (anécdotas, experiencias, recuerdos).

Ahora vayamos un poco más lejos con las personalidades… las pinturas de Dalí son claras pinceladas que reflejan extravagancia, locura, sueños, surrealismo, abstracción, irrealidad, justo como se describe al artista en la mayoría de las publicaciones. Sus obras siempre estuvieron influenciadas por el psicoanálisis y los conceptos de Sigmund Freud. Dalí, un loco que pintaba con los sueños en la realidad de la vida. INQUIETUDES PLASMADAS.

Después quiero mencionar, claro, a mi Frida. Sus obras siempre reflejando ese amor por su país, ya sea por críticas hacia la sociedad norteamericana, o simplemente sus autorretratos con vestimentas típicas mexicanas, y también ese dolor tan representativo de sus obras y su vida entera. Una personalidad inestable. Físicamente siempre como una muñeca de porcelana, pero por dentro a ratos fuerte, a ratos débil. Enamorada al igual de su país como de su pareja. La tristeza de haber sufrido un accidente que le arrebató la posibilidad de ser madre. Vivencias duras que marcaron el resto de su vida profesional y personal. SENTIMIENTOS PLASMADOS. 

Tenemos también al mexicano, esposo de la pintora Kahlo, Diego Rivera. Siempre expresando en grande sus ideologías políticas (comunista de hueso colorado), representando a las poblaciones indígenas, sus tradiciones, los acontecimientos históricos. Opinando en contra de los capitalistas, del poder, de las injusticias. INCONFORMIDADES PLASMADAS.

Otro de los artistas incluido en la lista de mis favoritos: Pablo Picasso. En muchas de sus obras está representada ese enorme fanatismo por los toros… y por las mujeres, he leído. Cuestiones menos sociales, pero no alejadas de la realidad (hablando de los temas de sus pinturas y no de las técnicas que empleaba, como el cubismo). PASIONES PLASMADAS. 

Finalmente está una artista que aún no es muy reconocida, desgraciadamente, pero espera serlo en un futuro. Con una personalidad terca, locuaz, en ocasiones egocéntrica, mente sumamente inquieta, infinidad de por qués en su cabeza, coraje ante la desigualdad, pasión por vivir para expresar de cualquier manera lo que tiene dentro al mundo… intenta plasmar en sus obras UN POCO DE TODO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s