Escribo…

Los escritores (al menos los de buró como yo) tenemos siempre una gran colección de escritos incompletos, y pasa que llega la inspiración y a la mitad se va, y después pa’ agarrarle de nuevo el hilo a la redacción está en chino! Por eso la mayoría de las veces así quedan, incompletos, esperando que algún día puedan ser terminados o al menos adaptarse a la idea de un texto nuevo.

Como escritora, también sueño con algún día publicar alguna novela, aunque con el tiempo me he dado cuenta que es lo que más me cuesta escribir: historias. Soy bien buena para las críticas sociales, para eso de desahogar mis inquietudes e inconformidades con el mundo, para argumentar (igual que para hablar jajaja solo debato)… pero mi cabeza aún no logra unir hechos sacados de la imaginación que logren envolver como envuelven muchas de las novelas que he leído. Creo que uno de los enormes retos como escritores es cuando lees, y relees, y relees, y relees, y relees… y relees tus escritos y hay algo que no cuadra, que no convence. Pero en fin, supongo que a todos les pasa y que con la experiencia eso va cambiando… y que algún día lograré acabar una novela.

Lo que me gusta de escribir sobre temas sociales es que leer ese tipo de textos te hace cambiar totalmente la ideología, la perspectiva del mundo, te convierten en una persona más consciente de tu entorno y la realidad… Y así como muchos escritores han creado en mí ese interés y esa consciencia, es lo que yo intento hacer con quienes me leen, y espero estarlo logrando desde ahora y seguirlo haciendo siempre. Claro, es increíble entretenerse en mundos ficticios y, como ya dije arriba, uno de mis sueños es algún día crear uno para mis lectores, pero también me parece esencial lo real, lo existente, sobretodo cuando existen tantos problemas en los que se necesita de urgencia más atención de la humanidad entera.

He analizado cómo ha ido cambiando mi trayectoria desde que escribo (que la verdad no tiene más de 2 años que lo hago). Empecé escribiendo cumpliendo con mis ensayos de tarea. Me di cuenta que se me facilitaba mucho y generalmente quedaba encantada con los textos terminados, además de que como pocos compañeros, disfrutaba hacer ese tipo de tareas. Comencé entonces mi carrera como escritora de buró, pasé por tuitera compulsiva, después decidí abrir un blog porque 140 caracteres ya no me eran suficientes y comenzaba a desesperar a mis seguidores. Decidí compartir esos textos en mi cuenta de facebook, y los que eran más breves, en los estados de esa cuenta. Ahora me he profesionalizado un poco escribiendo para el periódico de mi universidad desde este primer semestre de mi carrera, claro, sin abandonar mi blog. Tengo bastantes archivos incompletos aquí (en la cuenta de WordPress), en mi compu y en libretas, que espero algún día poder terminar y hacer con ellos una antología del inicio de mi trascendencia como escritora. En fin… en  poco tiempo he encontrado otra pasión, otro pasatiempo, otra habilidad y definitivamente algo que haré el resto de mi vida y para quienes les late un poco pero no lo han intentado, créanme: escribir es de las cosas más satisfactorias que se pueden hacer, porque leer lo es, y porque compartir lo que se escribe para que los demás gocen leyendo, es todo un placer.

…Además, me gusta pensar en qué será de mis escritos cuando yo muera. Busquen, antes que nada en mi buró. Ahí empieza la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s