No los conocía y me encantaron. Escuchen bien las letras y disfruten el ritmito tan rico.

candidoysuscosas

Zulú 9.30 acaba de sacar un nuevo disco. Más bien, un discazo. Las letras, una vez más, son bestiales. Fiel reflejo de lo que nos sucede. Aquí os las dejo, y también algunas de sus canciones. Sencillamente brutales.

EXTRAÑOS

SUELE PASAR

TODO VUELVE

EN OTRO LUGAR

En fin, la vida…

 

Ver la entrada original

Anuncios

Cuando el arte canta, la humanidad se alegra.

De una u otra manera todos estamos vinculados con el arte. Algo tan humano de lo cual es difícil escapar, porque sería como intentar escapar de los sentimientos y de aquella capacidad de expresión que solo nuestra especie posee.

El arte es el mejor testimonio de cualquier ser humano. Cantado, escrito, bailado, pintado, esculpido… siempre representa un legado del artista al mundo entero, y el vínculo surge al crear nuestras obras, o al sentir las ajenas. Hay incluso quienes consideramos el arte tan vital como el agua, no para el cuerpo pero sí para el alma.

Sin embargo, encuentro dos confusiones al respecto. La primera, ¿quiénes son verdaderos artistas? Tenemos la tan arraigada idea de creer que un artista es una celebridad, y no hay error más grande. Un artista se puede encontrar en un museo, un auditorio o en la calle; puede ser famoso o desconocido, viejo o joven, experto o novato. Y la segunda: ¿es cualquier bailarín, pintor, músico, escritor o cantante un artista? En mi opinión, no. El arte no radica en tocar un instrumento, saber las técnicas con un pincel, mover el cuerpo, escribir un libro ni mucho menos ser un experto en cualquiera de lo mencionado. El verdadero arte radica en lograr transmitir un sentimiento a quien te lee, te ve o te escucha. Creo que todos hemos experimentado alguna vez aquella sensación de una piel enchinada, un cuerpo estremecido, y un corazón acelerado al vivir una excitación ajena a cualquier placer sexual.

Claro está, que los efectos de un verdadero artista son algo totalmente relativos a nivel cultural, ideológico y personal. Lo único que me atrevo a nombrar como universal, es el hecho de que todos –cada quien con sus preferencias– somos amantes del arte, y cuando el arte canta… la humanidad se alegra.Imagen